¿QUÉ TE COMES CUANDO COMES LO QUE COMES?

Cada alimento que entra a nuestra boca, tiene dos componentes:

 

– La parte física y química: su aspecto, su olor, sabor, consistencia, temperatura, nutrientes, carbohidratos, colorantes, etc

– La parte emocional: ¿Qué significa para ti?

 

Nuestra forma de comer es tan íntima, única e irrepetible, que cada alimento toma un papel totalmente diferente según la idea, historia, expectativa, experiencia anterior y relación que tenga cada quien con respecto a cada alimento.

Unas papas fritas para una persona pueden significar relajación, para otra fiesta, para otra pecado, para otra su única fuente de alimento, para otra simplemente algo más que llevarse a la boca, para otra compañía y así, la mismita cosa provoca algo diferente en cada quien.

Las conexiones que hacemos con cada tipo de alimento son muy profundas y lo que hoy te quiero invitar a hacer es aprovecharlas y esto solo se puede hacer si comienzas a observarte y a hacer conciencia.

 

¿Por qué no analizas ahora tu modo de comer y confirmas si se parece a la forma en que actúas en otros aspectos de tu vida?
Por ejemplo:
  • Si comes siempre rápido, ¿vives siempre corriendo?
  • Si comes siempre lo mismo, ¿eres muy rutinario?
  • Si te privas de lo que te gusta comer, ¿de que más te privas?
  • Si eres muy quisquilloso con lo que comes, ¿criticas mucho?
  • Si cuando estás solo comes diferente a cuando te acompañan, ¿te da miedo mostrarte como eres?
  • Si comes lo que te den, aunque no te guste, ¿eres conformista?
  • Si comes mucho irritante, ¿sueles ser muy irritable?
  • Si te fijas mucho en lo que come el de junto, ¿prefieres poner tu atención en los demás en lugar de en ti mismo?
  • Si te quieres devorar el plato, ¿te quieres tragar el mundo?
  • Si te atragantas con la comida, ¿te saturas de muchas actividades?
  • Si comes con desesperación, ¿sientes que te quitarán algo?
  • Si te comes las sobras, ¿crees que no mereces algo más?
  • Si andas picando todo el día, ¿te cuesta trabajo centrarte en una sola cosa?
  • Si comes hasta quedar abotagado, ¿te sientes incapaz de moverte?
  • Si comes a escondidas, ¿sientes que hay algo que no puedes mostrar porque está mal en ti?
  • Si cocinas para los demás antes que para ti, ¿te pones constantemente en segundo término?

 

Estos son sólo algunos ejemplos. Considéralos y revisa qué pasa contigo y los alimentos. Vuélvete un observador de tu forma de comer. Créeme, te va a llevar a descubrimientos sorprendentes.

 

Ahora, prepárate para que elabores una lista de los alimentos que consideras prohibidos y los relaciones con lo que representan para ti: Por ejemplo:

 

  • Sundae de caramelo: Pecado, aventura, exceso.
  • Papa al horno con crema y tocino: Castigador, aromático, viajes.
  • Quesadillas fritas: Agresividad, prohibición, irritabilidad.
  • Panquecitos de chocolate rellenos de crema: Prohibición.
  • Ate relleno de nuez y cajeta: Grosería.
  • Churros rellenos: Infamia.
  • Papas a la francesa: Ahogo, sofocación.
  • Flan de cajeta: melosidad.
  • Pasitas con chocolate: obsesión, descontrol.
  • Torta de chorizo con huevo: imperdonable.
  • Café con leche: Apapacho.
  • Galletas de mantequilla: No me puedo dar el lujo.
  • Tacos de pollo dorados, con crema y queso: Exceso.

 

Date cuenta si los sentimientos o referencias que te producen
son conocidos para ti, si constantemente te sientes así y si estos alimentos solo te los recuerdan.

 

Ahora te invito a hacer una negociación con esos alimentos aprovechando la relación que ya viste que tienes con ellos.

 

Por ejemplo: Si te das cuenta que el chocolate te recuerda a tu madre, la negociación podría ser que comiences a visitarla más seguido y que la próxima vez que comas chocolate, solo lo hagas cuando tengas hambre estomacal, con conciencia, disfrutándolo
y que antes de comerlos te digas dos frases dulces a ti misma.

 

La escritora Doreen Virtue en su libro:
“Loosing your pounds of pain”, hace una lista, en donde describe qué emociones están relacionadas a ciertos alimentos en especial. Esto puede ser una buena guía para “tantear” por donde andas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s